To True Catholic Homepage 
 
Back to Pope's Homepage
 
In English

Es Necesario un Papa? 
por el Dr. Homero Johas 
Extractos tomados de la
Encíclica Mystici Corporis Christi 
del Papa Pío XII 
1943 

Prefacio del Editor  

Este es un documento muy minucioso y hábilmente hecho que detalla las razones de por qué es necesario que los Católicos elijan a un Papa. El documento y su lenguaje son en algunos momentos díficiles de entender y anotaciones en forma de {corchetes} han sido añdidas. Sin embargo, si alguno al leer un párrafo encuentra que no lo entiende, puede hacer-una-pregunta haciendo referencia al párrafo por el número de sección y citando las primeras palabras de la oración. Trataremos de ayudarle a entender. No tratamos de suavizar el documento o hacerlo fácil de leer, porque simplemente destruiría todo el significado del documento que explica la doctrina de la Iglesia. No es nuestra intención el re-escribir el documento a uan versión truncada, pues eso es lo que haría el Vaticano II. Esa no es nuestra intención y además, este es un excelente trabajo del Dr. Homero Johas, un profesor Brasileño de teología.
 


Capítulo Uno 

¿Es absolutamente necesario un Papa para el mundo? ¿Para la Iglesia? ¿Es vital para la existencia de la Iglesia?¿ Es la Iglesia en sí necesaria? 

¿Es necesario un gobernante en asuntos temporales, o es necesario el Estado? Depende en como uno considera la existencia del hombre. El hombre existió antes del Estado y mucho antes que la Iglesia, pero ¿cómo puede haber una comunidad sin un gobierno? El fin apropiado del hombre es la Visión Beatífica de Dios en el Cielo. Debemos conocer, amar, y servir a Dios en esta vida y por medio de eso ganar la felicidad eterna en el cielo. Pero la salvación viene a través de la Iglesia, "Fuera de la Iglesia no hay salvación" (Unam Sanctam. Bonifacio VIII -1302.) Es necesario para el hombre ser capaz de obtener este fin para el cual Dios lo creó, por lo tanto, ambos la Iglesia y el Estado son necesarios. 

El hombre no podía obtener el cielo guíado por la Ley Antigua. La salvación es necesaria para el hombre o vive en vano. A partir de los tiempos de Cristo, la Iglesia es necesaria porque la salvación viene sólo a través de la Iglesia Católica: 1) Gracia Santificadora a través de los Sacramentos; 2)Autoridad, y la ley. 

1025. "la Iglesia es el cuerpo de Cristo y esto puede ser deducido del hecho de que Nuestro Señor es el fundador, Cabeza, soporte, y Salvador del Cuerpo Místico."Esta expresión trae muchos hermosos pensamientos a la mente, quizás no lo menos de lo que es eso, ya que esta Iglesia es el inmutable Cuerpo Místico de Cristo, no está sujeto a cambios en su constitución." 

1033. "De hecho, después de haber confirmado solemnemente en su elevada función, al que previamente Él había designado como Su Vicario, ascendió al cielo." {Habiendo cumplido su constitución con la designación de su Vicario, Cristo dejó el resto a los hombres. No obstante, el oficio de Vicario de Cristo, debería continuar en los Papas. Como afirma el Primer Concilio Vaticano (1870): "Si alguno afirmare que no es la institución de Nuestro Señor Jesucristo, o del derecho Divino, que San Pedro tenga sucesores PEREPTUOS en el oficio de Pastor Supremo sobre la Iglesia Universal; que sea anatema."} 

1018. "Con toda seguridad se mantendrá que aquéllos que poseen poder sagrado en el Cuerpo son los que constituyen sus primeros y principales miembros, ya que es a través de ellos, de acuerdo al mandato del Divino Redentor, que los regalos de Cristo, maestro, rey, y sacerdote son hechos perpetuos."{Si los regalos de Cristo son hechos perpetuos en la jerarquía, entonces la jerarquía en sí también es perpetua.} 

1041. "Pues aquéllos que quitan la Cabeza visible de la Iglesia y quiebran los lazos de unidad visible, oscurecen y deforman el Cuerpo Místico del Redentor." 

1058. "Cristo es la Cabeza de la Iglesia, Él es el Salvador de Su Cuerpo. Pues estas palabras expresan una razón definitiva por qué el nombre de Cuerpo de Cristo debe ser dado a la Iglesia." 

1044. "...debe ser mantenido, aunque esto pueda parecer así al principio, ya que el Soberano Pontífice mantiene el lugar de Jesucristo." {como dice San Pablo: La cabeza no puede decirle al pie, no tengo necesidad de tí.} "Además, tal como nuestro Salvador gobierna la Iglesia en forma invisible por Sí Mismo, Él Desea ser ayudado {visiblemente}en llevar a cabo el trabajo de Redención por los miembros de Su Cuerpo Místico. Esto no es el resultado de Su pobreza o Su debilidad sino, por el contrario, porque Él Mismo lo quizo así." 

1052. "Él, Cristo, vive en la Iglesia, de modo que Ella es como otra persona de Cristo. Esto es lo que confirma el Doctor de los Gentiles cuando escribe a los Corintios, y sin decir nada más, llama a la Iglesia, "Cristo", ciertamente imitando en esto al Mismo Maestro, quien desde el cielo clamó a Pablo en el momento que perseguía a la Iglesia, "Saulo, Saulo, por qué Me persigues.?" "Ni son ignorantes Venerables Hermanos, de la afirmación de Agustín: "Cristo predica a Cristo." {Estas hermosas e impresionantes afirmaciones sobre Nuestro Señor y Su relación a la Iglesia, y como Él necesita a sus miembros, demuestran la necesidad de Su miembro principal --Su Vicario en la tierra. Hemos dicho que los primeros y principales miembros son aquéllos que poseen poder en el Cuerpo. El mayor de éstos es el Papa. Jesús gobierna a Su Iglesia de manera invisible y ordinaria a través de Su Vicario que es parte de la fundación.} 

1064. "Por lo tanto deploramos y condenamos el vicioso error de aquéllos que sueñan de una especie de Iglesia falsa, una clase de sociedad nutrida y formada por caridad a la cual, -no sin desdén- se oponen a otra sociedad que ellos llaman jurídico. Pero es inútil introducir ésta distinción, ellos no comprenden que por ésta misma razón, el Divino Redentor deseó la reunión de hombres puestos por Él para ser una sociedad organizada, perfecta en su especie y equipada con todos los elementos jurídicos y sociales para perpetuar en esta tierra el trabajo salvador de Redención. {Esta Iglesia combina la misión invisible del Espíritu Santo, y la función jurídica visible recibida de Cristo; El dijo: "Recibíd el Espíritu Santo {espiritual, invisible}; pero también: "Así como el Padre me envió, así Yo también los envío {jurídico, visible.} Estos elementos esenciales, jurídicos y sociales, tan necesarios a la Iglesia, no pueden ser confirmados sin un Papa.} "Por lo tanto, no puede haber alguna oposición o repugnancia digna de llamar, entre lo que se llama la misión invisible del Espíritu Santo y la función jurídica, recibida de Cristo, de los Pastores y Doctores, pues como en nosotros el cuerpo y el alma se completan y prefeccionan el uno al otro, y proceden del único y mismo Salvador, quien no sólo dijo al impartir el Espíritu Divino, "Recibíd el Espíritu Santo." sino también claramente dio la órden, "Así como el Padre me envió, así Yo también los envío," y otra vez, "Aquél que os escucha, a Mí me escucha" 

1068. "Las constantes y muy antiguas enseñanzas de los documentos recibidos de los Padres nos muestran que el Redentor Divino, junto con Su Cuerpo social, constituyen una Person Mística, o como San Agustín lo pone, el Cristo entero." {¿Cómo está ahora en la Iglesia constituído el Cristo entero, abandonada sin un Papa? Sólo si consideramos esto un inter-regnum e intentamos elegir a un Papa,  podremos considerar que la Iglesia ahora está completa.} 

1070. "Por encima de todo, es absolutamente necesario que haya, conspicuo a los ojos de todos, una Cabeza Suprema por la cual pueda ser dirigida la asistencia mutua de todos en el proseguimiento del fin a ser conseguido. Nos referimos al Vicario de Jesucristo en la tierra. Pues de la misma manera en que Nuestro Redentor envió a Paráclito, el Espíritu de Verdad, que actuando en Su lugar asumiera el gobierno invisible de la Iglesia, así Él ordenó a Pedro y sus sucesores, actuando en Su Persona en la tierra, a proveer una dirección visible a la Comunidad Cristiana." {Ambas la Iglesia visible e invisible son necesarias. La Encíclica Papal [Mystici Corporis Christi] hace claro el por qué la Iglesia no puede ser continuada sin un Vicario por un período largo de tiempo. Estas declaraciones impresionantes sobre Nuestro Señor y Su relación a Su Cuerpo Místico y  Su necesidad de Sus miembros demuestran la necesidad de Su Miembro principal, Su Vicario en la tierra. El Papa [Pío XII] dijo que los primeros y principales miembros son aquéllos que poseen poder en el Cuerpo. La cabeza de éstos es el Papa.} 


Capítulo Dos 

La Herejía de la Perpetuidad Sin Cabeza (Acéfalos) 

"El deseo de operar activamente es ofender a Dios, Quien quiere ser el único agente; por lo tanto, es necesario entregarse uno mismo totalmente a Dios y en lo sucesivo continuar en existencia como un cuerpo inanimado".- La Herejía Quietista de Miguel de Molinos, condenada por el papa Inocencio XI, {Dz. 1222}

Introducción: La Secta de los Sin Cabeza ("Acéfalos") 

Después del Concilio de Calcedonia, algunos grupos condenados por este Concilio, comenzaron a recorrer ciertas regiones del Este sin cabeza o líder (Acéfalos). De uno de estos alrededor de 630 d.C., la doctrina de "Monofisismo" fue originada por el Emperador Heráclio, que después, en los tiempos del Papa Honorio I, se convirtió en la herejía "Monotelista". Hoy los Acéfalos o «Sin Cabeza» han reaparecido con otra doctrina, pero con la misma negación de una Cabeza Visible en la Iglesia, no sólo como consequencia de la ausencia papal debida a herejía pública, sino también como una doctrina que afirma la imposibilidad, la invalidez y la ilegalidad de los medios jurídicos específicos de terminar la vacancia: esto es, afirmar la perpetua vacancia, una iglesia sin cabeza ("non tenes caput". Col; 1,19). Tal horrible herejía es sostenida con claros acentos psicológicos en la carta del 7 de Noviembre, 1990, "De una Elección Papal-- Un resúmen de nuestra posición" {Tomados de la Librería Britons}. 

Ellos ponen a un lado las enseñanzas de grandes teólogos como Cayetano, Vitoria, San Roberto Belarmino, Billot, etc. y la dogmática fundación moral y jurídica de la Iglesia, y descaradamente defienden "nuestra posición" como si en la Iglesia, fuese lícito para cada uno propagar libremente sus propias opiniones sin hacer caso a lo que la Iglesia Católica ha enseñado siempre. Nuestro objetivo no es documentar directamente las doctrinas de esos famosos teólogos, sino refutar la tontería y la Herejía que ahora está siendo esparcida ("sub specie pietas") bajo la máscara de piedad (Ds. 809; Dz 434) 

Esas doctrinas que fueron originadas en Francia y que tienen ramificaciones en otros países. También están relacionadas a otras doctrinas heréticas (como "papa materialiter-/-papa formaliter" del Padre Gerard des Lauries y el Abbe Barbara.) Nosotros creemos que aún aquéllos que dicen estar "unidos" con el hereje disfrazado de Papa. {aunque no le obedezcan en nada como la SSPX} 

Se desvían de su tarea principal al inventar doctrinas, y se contradicen a sí mismos porque tienen miedo de desempeñar esa tarea en las circunstancias extraordinarias y sin precedentes que actualmente existen en la Iglesia. Todos concuerdan con los libros y artículos sobre la situación de extrema necesidad dentro de la Iglesia; ellos hablan acerca de las herejías que son propagadas libremente en todos los niveles, pero se atemorizan cuando deben definir las consequencias de tal situación para el orden social de la Iglesia. 

Se sujetan a sí mismos a la ley humana al oponerse a normas divinas superiores, como si la intención del legislador fuera IMPEDIR lo que es de absoluta necesidad para la existencia de la Iglesia: la jerarquía de las Sagradas Ordenes y la jerarquía de Jurisdicción. 

Esta es la nueva secta de los «Sin Cabeza», sin jerarquía, sin sacramentos, sin Papa, sin una solución. A causa de los crímenes de herejes que se separan de la Iglesia, ellos consideran que la Iglesia fue destruída o dañada en su perfección jurídica y que no tiene medios lícitos y válidos para su recuperación. 

1. El Derecho Supletorio de la Iglesia

Permítanos brevemente citar algunas enseñanzas acerca del Derecho Supletorio [o derecho de recuperación] en la Iglesia, de elegir a un papa en situaciones donde no hay ninguna ley humana en el asunto {"Vacatio legis"} o donde hay una ley humana que no es aplicable debido a la situación específica del momento, la ausencia de los electores designados por una ley papal humana, a la negligencia de esos electores de aplicarla, o dudas genuinas concernientes a la identidad de los electores designados, o aún, a la imposibilidad de aplicar leyes humanas debido a un cisma o deviaciones, divisiones, y herejías entre los electores. Regresaremos más tarde a esta doctrina. Actualmente, sólo citamos algunas frases: 

1.1 Cayetano: 

"por excepción y por el modo supletorio de este poder {el de elegir a un papa}, corresponde a la Iglesia y al Concilio, ya sea por la inexistencia de Cardenales Electores, o porque ellos son dudosos, o la elección en sí es incierta, como ocurre en el momento de un cisma." (De comparatione autoritatis papa et concilii, C. 13 y C. 28) 

1.3 Billot (Bellarmino): 

Billot examina cómo la "elección" papal podría ser aplicada en un "caso extraordinario" cuando sería necesario proceder con la elección, si es posible seguir la regla de la ley papal, como fue el caso durante el Gran Cisma de Occidente. 

Uno puede aceptar, sin dificultad, que el poder de elección podría ser transferido a un Concilio General. Porque la "ley natural" dicta que, en tales casos, el poder de un Superior sea pasado al inferior inmediato, ya que esto es absolutamente necesario para la supervivencia de la sociedad y para evitar las tribulaciones de extrema necesidad." (De Ecclesia Christi.) - {Belarmino: Contoversiae, De Clericis, 1.1 C. 10}. Por tanto: "non est dubitandum" [uno no puede dudar], "uno debe aceptar sin dificultad" que la Iglesia siempre tiene y siempre tendrá, en cualquier situación, aun en la más difícil y extraordinaria, medios lícitos y válidos de elegir un papa. Esto es una consequencia de la noción de una "sociedad perfecta," como la es la Iglesia. La "Vacancia Perenne" es imposible en una sociedad que debe durar hasta el fin de los tiempos. Permítanos ahora examinar cómo la gente antes mencionada, de la Librería Britons, se opone a esta doctrina. 

2. La Extinción del Derecho de Elegir a un Papa

Britons simplemente niega el  poder de elegir un papa, en caso de la falta de Cardenales. { Ellos han cambiado su posición sobre esto, desde que el Dr. Johas escribió este documento}. Ese artículo afirma que Dios no puede cambiar la ley papal humana, que Dios debe "respetar" las leyes papales, porque una vez que confirió el poder a los papas, Él prometió que "lo que ataren en la tierra será atado en el cielo." Dios estaría atado a Sí mismo y sería incapaz de cambiar la ley concerniente a los Cardenales. Después dicen que "teóricamente," "en abstarcto", de acuerdo a la autoridad de los teólogos ellos estaban en error. Mas, sin embargo, los autores -Britons- afirman que "la exactitud de esta posición (de los teólogos) no es evidente como algunos podrían pensar, pues no es antecedentemente imposible que el derecho de elegir un papa perezca con el último Cardenal." 

Entonces, en lugar de aceptar la doctrina general de los teólogos, los autores se oponen a ella con la doctrina de la extinción del poder para elegir a un papa en la Iglesia. Sin embargo, alegan que puesto que "Los Cardenales tienen el derecho a predicar, administrar la Confirmación y reservar el Sagrado Sacramento en cualquier diócesis. No obstante, nadie discutiría seriamente que si todos los Cardenales perecen, estos derechos pasarían directamente a los Obispos" (sic) (!). 

Por lo tanto: 

2.1 Jerarquía de Leyes

Un contingente de leyes humanas no puede impedir una ley divina necesaria, o esa ley sería nula. Las leyes humanas sobre la dignidad de los Cardenales pertenece a esta categoría, según el conocimiento general. Por lo tanto, ellas no pueden prevenir la elección de un papa, porque es una necesidad de derecho divino, esto es, es esencial a la Iglesia. El derecho a elegir a un papa, otorgado a los Cardenales por las leyes humanas de los papas, viene de la absoluta necesidad para la Iglesia por el derecho divino, y si esto no es hecho por quienes están a cargo, entonces otros deben hacerlo. Además, los otros privilegios de los Cardenales que conciernen los territorios para la administración del Sacramento, ya están siendo compartidos por otros ministros de Iglesia dentro de cada diócesis. Y, en casos de extrema necesidad, cualquier ministro de los Sacramentos, aun un hereje, puede administrarlos, aun más allá de los límites de sus jurisdicciones. Por lo tanto el argumento contrapone lo que es una ley humana contingente a una ley del Derecho divino necesario: corrompe la jerarquía de autoridad y de las leyes entre Dios y los hombres.

2.2 El poder de Dios de atar

El poder de atar y desatar dado por Dios a los pastores de la Iglesia, NO es un poder absoluto que concede a los hombres la autoridad de atar y desatar las mismas leyes de Dios, de tal manera que Dios esté obligado a "respetar" y "obedecer" cualquier ley humana promulgada por un papa. Si ese fuera el caso, cualquier papa podría cambiar la constitución divina de la Iglesia y eliminar todos los preceptos divinos. "Nadie, sino Dios Mismo puede conceder exención de los mandamientos que vienen de Dios." (Santo Tomás, 1-2, 97 ad 4). "El papa no puede alterar ninguna ley de derecho divino, ni por exención ni por abrogación. Esta es la conclusión de todos los teólogos, sin discusión alguna de cualquier clase." (Vitoria, "De potestate Papale et concilii, Prop. 1) Así que, esa tesis de Britons se basa en tosca ignorancia jurídica.

2.3 Negación de Razón y Fe

Lo que es, o lo que no es "evidente" en cuestiones de fe, viene por Revelación tal como es interpretada por la enseñanza o "Magisterio" de la Iglesia, y no a través de libre opinión de cada persona. Aun en el orden natural, en la sociedad secular, es obvio elegir o designar a un gobernante. En el orden sobrenatural de la Iglesia, la Revelación nos dice: "Ubi non est gobernator populus cornet." {Donde no hay gobierno, la gente está condenada a la destrucción} (Proverbios. 11,14.) Y el magisterio de la Iglesia enseña solemnemente que Pedro siempre tendrá "sucesores perpetuos". {Ds. 3058; Dz. 1825} Por lo tanto, no es variable como las "situaciones" y los crímenes de los herejes. No es relativo a variaciones de situación.

3. Imposibilidad Virtual de una Elección Papal

Britons dice; "La norma del poder supletorio para elegir un papa es teóricamente posible, una posibilidad teológica "en abstracto". "Sin embargo, es prácticamente imposible ejercerlo. Y esto es porque la validez de una elección requiere el consenso de todos los Católicos a través del mundo." Mas este consenso es imposible porque, aun entre los teólogos, no hay un consenso a cerca de quiénes serían los electores del papa: Billot y Cayetano dicen que la elección corresponde al Concilio; Dom Grea cree que los electores son los miembros del Clero Romano; Belarmino piensa que son el Clero Romano y los obispos próximos. Billot cita a Franzelin, que dice que en el Concilio de Constanza, Gregorio XII, que era el papa legítimo, concedió poderes al Concilio, así que el Derecho Supletorio no se usó. 

Por lo tanto, sin un acuerdo general, algunos Católicos tendrían el derecho de rechazar al papa elegido. Sin ese acuerdo, habrían discusiones y cisma. Así que, el papa sería dudoso y, por consiguiente, nulo. Existe una "imposibilidad moral para una elección válida." Existe también la cuestión de si al lego se le permitiría participar en la elección.

3.1 Imposibilidad y Posibilidad

Cualquier norma de acción universal tiene el propósito de prevalecer la práctica, es una "norma agenda" y una teoría simple y abstracta. Pío XII condenó las "Eticas de Situación" de los Modernistas, donde la norma en sí es alterada de acuerdo a la "situación" presente: "la ley moral incluye necesaria y universalmente todos los casos concretos o particulares en cuyos conceptos están verificados." (Alloc. 18-04-1952. Nueva Moral.) Por lo tanto, el Cánon 20 enseña que una vez que faltare una ley general o una ley particular, "norma sumenda est"...uno debería actuar de acuerdo a los principios generales de la ley, de la práctica, y de la sentencia común de los Doctores. "La ley no está aquí para una simple sentencia abstracta; pues tiene la autoridad imperativa de la voluntad del legislador. Y en el caso del "Legislador Divino," Quien hizo la divina constitución de la Iglesia, y "deseó" que dentro de Ella, "papas, pastores y doctores", existieran hasta el fin del tiempo." (Ds. 3050. Dz 1821) Por lo tanto, Dios quizo electores hasta el fin del tiempo. Él ordenó electores cuando ocurriera una vacancia. Y Dios nunca manda cosas que serían imposibles de obedecer en la práctica, ni moralmente ni jurídicamente. Eso originó la herejía de Jansenio, de que: "Algunos preceptos de Dios son imposibles (...) a causa de la falta de gracia que podrían hacerlos posibles." (Ds. 2001;Dz 1092) Muchos preceptos morales y jurídicos presentan dificultades para ser obedecidos, pero ninguno de ellos podría ser tachado de "imposible". Lo que es un dogma necesario en la constitución divina de la Iglesia, no puede ser imposible en práctica o moralmente. {Por lo tanto, afirmar que la línea de los papas ha llegado a un fin antes del fin del tiempo es hacerse uno mismo un hereje} Imposibilidad significa la ausencia de medios para conseguir un fin, y una sociedad perfecta jurídicamente, siempre tiene medios para conseguir su meta final en sí misma. En este caso el Derecho Supletorio enseñado por los Doctores es la "norma agenda" indicada por el Cánon 20, que viene de los "principios generales de la ley y el consenso de los Doctores de la Iglesia." Por lo tanto, es la ley de Dios y de la Iglesia: A falta de una ley específica, la Iglesia siempre provee una ley genérica para casos extraordinarios, como la falta de electores designados por ley humana. En el primer Concilio Vaticano, el Obispo Zinelli, Defensor de la Fe, juzgó que probablemente nunca se daría el caso de un hereje {que fuera electo inválidamente como papa}, pero añadió: "Sin embargo, si Dios permitiera tal terrible mal, no habría falta de medios para resolverlo." (non deerunt media ad providendum) [Msi. 52, 1109- Salaverry, De Ecclesia Christi, V. 1, p. 696]

3.2 Falsa inexistencia de Consenso

Sobre el consenso universal de Católicos para una elección papal, es necesario distinguir entre el consenso y su causa. Ni la fe es objeto de libre aceptación, ni el principio general de la Ley que viene del Derecho Divino. Así pues, no es cuestión de libre elección creer o no creer en la necesidad de un papa, en la existencia de un "sucesor perpetuo" de Pedro, y por consiguiente en la existencia de "electores perpetuos", y en el deber de elegir a un papa, cuando la Sede está vacía. Aun para el papa esto no es cuestión de libre elección. Dios concedió al papa la libertad de gobernar de acuerdo a su ley, o, en asuntos contingentes, de acuerdo a su prudencia. Aun en éstos últimos casos, él tiene el deber de seguir la prudencia del Legislador en vez de la suya propia. 

Dios no determinó la forma de la elección papal, pero la necesidad de la elección papal continúa siendo mandato divino y es contrario a la fe negar la posibilidad de la elección. 

También es falso declarar que los Católicos no tienen un consenso sobre los principios generales de la ley, y sobre la necesidad del papa y su elección. Este consenso es una consecuencia dogmática; las verdades de la fe vienen "non ex consensus Ecclesiae" sino "ex se esse" {no del consenso de la Iglesia, sino [incapaz de ser reformada] de sí mismas} Ds. 3074; Dz 1839. Aquí  no hay libertad de opinión. Hay "razones teológicas" para creer y actuar de esta manera. La declaración acerca de la libertad de opinión pertenece al Vaticano II, así como la "aequalitas juridical" de todas las religiones, que son los frutos del agnosticismo Moderno. 

Tenemos en la Iglesia de Cristo una doble unidad del mando y gobierno del papa, existe la unidad de fe, el "coetus fidelium" [asamblea de los fieles], que también está unida por el mando de la organización (Ds. 3306; Dz. 1838). Por lo tanto, aquéllos que previamente no pertenecieron al "coetus fidelium", no tienen derecho a participar en una elección papal: no tienen ni una voz activa ni pasiva en la Iglesia (Paulo IV, Cum ex Apostolatus) {Ambas unidades están incluídas en las Marcas de la Iglesia}

Aquéllos que no aceptan el Cánon 20, no aceptan los principios divinos de la Luz de la Iglesia. Por lo tanto, no aceptar lo que es de necesidad para la existencia de la Iglesia es NO SER CATOLICO. El Credo es la "firme y sola fundación en la religión sobre la cual los poderes del infierno no prevalecerán." {Ds. 1500; Dz. 782} 

Sin embargo, es posible unir la comunidad de los fieles, no en el consenso de libre opinión, sino en los principios generales de la Ley, que son impuestos dogmáticamente a todos. Los Protestantes se quedarán afuera: ellos nunca participan en una verdadera elección papal. Aquéllos que los siguen están en las mismas circunstancias. Las elecciones en el primer milenio de la Iglesia no fueron inválidas porque se discutían asuntos contingentes, que generan cismas. Ni esos hechos impidieron las elecciones. Si la sociedad civil es capaz de consentir en una ley electoral en asuntos libres, con más razón pueden los Católicos. Pero alguien que no consiente a los principios y fundaciones de la Iglesia, NO ES CATOLICO. 

Consenso entre Teólogos 

Esto es lo que afirma Cayetano. Las opiniones no son iguales y equivalentes, como si fueran inexistentes en las áreas de la razón y fe un criterio de distinción entre verdad y error en asuntos de necesidad absoluta para la Iglesia. Si ese fuera el caso, la Iglesia Misma sería dependiente de hechos contingentes humanos. 

3.4 El Concilio de Constanza

Sostener que en el Concilio de Constanza todas las leyes papales fueron observadas porque Gregorio XII, de acuerdo a la opinión de Franzelin, fue el papa legítimo y dio autorización al Concilio para la elección de un papa, antes de su propia renuncia es un asunto de controversia, una postura presente que [no] era evidente en los tiempos del Gran Cisma de Occidente. Por lo tanto, aun si esta declaración pudiera ser probada hoy día, eso no cambiaría la doctrina del Derecho Supletorio en situaciones de imposible aplicación de la ley papal. 

El Derecho no viene de hechos singulares y concretos, de acuerdo a la enseñanza de Pío IX (Ds. 2959; Dz. 1759): totalmente lo opuesto, los hechos concretos "deben ser" acomodados y dominados por el Derecho. Si lo opuesto fuera el caso, tendríamos el "Derecho" relativista y positivista de las democracias agnósticas, de los ateos, de la Revolución Francesa, y del Vaticano II. Por lo tanto, si en Constanza, el Concilio hubiera seguido las leyes papales admitiendo "otros electores" además de los Cardenales, eso sólo confirma que la norma de nombramiento de electores es un simple derecho humano, y que faltando esos electores, "la Iglesia" tiene el poder de elegir a un papa. {Y de seleccionar sus propios electores} 

3.5 Derecho a Rechazar

En la Iglesia, el "derecho" de adherirse a la libertad religiosa, "el derecho de no cumplir con el deber de seguir y adherirse a la verdad," es un "derecho" agnóstico y es precisamente lo que el Vaticano II predica, la fundación de todas las herejías presentes provienen de esta nueva "iglesia" del Vaticano II. Aun en cosas posibles que son meramente probables, no es lícito moralmente, de acuerdo al papa Inocencio XI, seguir lo "menos probable" y la "débil probabilidad." (Ds. 2102-2103; Dz 1152-1153) Entonces, quien sea que trate de rechazar a un papa elegido de acuerdo a los únicos medios existentes para la elección, siguiendo la norma indicada por el Cánon 20, al hacerlo, esa persona está esquivando su deber moral y apartándose de la doctrina de la Iglesia Católica y de la enseñanza de Sus Doctores, y entonces se convierte en un cismático.

3.6 Papa Dudoso o Nulo

Afirmar que un papa elegido, de acuerdo a las normas supletorias que están fundadas sobre los dogmas de la perpetuidad de la Iglesia, de los papas y de la jerarquía de jurisdicción, es "dudoso" por esa razón, significa la negación del dogma sobre la cual fue fundada esa doctrina y la "duda" de las verdades de la fe. (Canon 1325 / 2.) Aquél que "no vacila" adherirse a la perpetuidad «Sin Cabeza» en la Iglesia, afirma "el derecho" de dudar de esas normas y cae en las mismas negaciones y dudas de los Protestantes heréticos. Así pues, esa persona acompaña a los herejes afirmando la "nulidad" de la elección de tal papa y ya no es Católico. Los papas Católicos ni son elegidos ni validados por herejes, en manera ecuménica. Argumentos y cisma existente en las elecciones durante el priemer milenio de la Iglesia, cuando el clero y el pueblo participaba, ni invalidaron las elecciones ni hicieron dudoso o nulo al papa.

3.8 Consenso Entre Teólogos

Por lo tanto, no es verdad que no existe consenso entre teólogos "Católicos" sobre la perpetuidad de electores del papa y sobre el Derecho Supletorio. 

Sobre la opinión acerca de cuál es el colegio electoral competente, el Concilio o el Clero Romano, Vitoria enseña: "En todo caso, cuando la Santa Sede esté vacante, poniendo atención sólo al Derecho Divino, la elección es asunto de todos los obispos de la Cristiandad" (Pro. 21, ibidem). Es obvio que la participación del "Clero Romano" así como del "pueblo Romano" es derecho humano, y viene de una ley humana que fue abolida por Nicolás II ("In nomine Domine."), y totalmente por Alejandro II ("Licet"). Después de estos decretos, el "Clero Romano" para todo los propósitos, es el Colegio de Cardenales. Por lo tanto, cuando este falta, el "Clero Romano" falta. Así que si ponemos atención sólo al Derecho divino (ya que en este caso tenemos un "vacatio legis", que es la falta de una ley específica en el derecho humano) no hay duda que el Derecho Supletorio del primer nivel pasa al Colegio de Obispos residenciales, y si ellos faltan, por la misma ley, entonces a "ad Totam Ecclesiam".

4. Negación de la Necesidad del Papa

La cuestión central en el área dogmática en el artículo de Britons es la declaración herética de que en la Iglesia un papa no es "absolutamente necesario", porque no es "esencial" a la existencia de la Iglesia. Por lo tanto, su conclusión es que "no es necesario" elegir un papa. 

El argumento es: si el papa fuese "esencial" y de "necesidad absoluta", la Iglesia dejaría de existir en cualquier vacancia, ya que "plus et minus non mutat speciem" {las especies no son cambiadas a causa de mayor o menor cantidad.}Sin embargo, la Iglesia no desaparece en las cortas vacancias a la muerte de un papa; así que el papa ni es esencial ni absolutamente necesario, y una vacancia de mil años o aun en perpetuidad es posible. La falta de un papa es una desventaja, una inconveniencia, como la amputación del brazo de uno. Es "muy útil", pero no es necesario..{así dice Britons!! -esto es pura HEREJIA.}

4.1 Necesidad del Papa

Sin el papa, el "Magisterio" dogmático y canónico de la Iglesia no existiría y la Iglesia no sería necesaria para la salvación de las almas. Mas Nuestro Señor no confió a juicios particulares la explicación de las cosas contenidas en el Depósito de la Fe, sino al "Magisterio Eclesiástico." (Ds. 3866-3867). Por lo tanto, sin un papa, la Iglesia no existiría. No es suficiente aceptar la "posición vacía", aceptar el magisterio y las normas gobernantes de los fieles. 

De la misma manera que la Iglesia es perenne, la Jerarquía y la primacía de Pedro también son perennes, escribió Salaverry. (Sacre Theol. Summa, V.I., p.584). Estas son doctrinas definidas por el Primer Concilio Vaticano (1870), que declaró "anatema" a aquellos que niegan que "Pedro, en la primacía sobre toda la Iglesia, tiene sucesores perpetuos." (Ds. 3058; Dz. 1825.) 

Lo que dice el artículo de Britons es una rotunda negación de ese dogma. El papa es el "fundamento de la Iglesia, Cabeza y columna de la Fe, siempre vive y preside y ejerce su juicio." De él vienen "los derechos de comunión en la Iglesia." Él es el Pastor Supremo y Doctor de la Iglesia y "Cristo quizo en Su Iglesia la existencia de Pastores y Doctores hasta el fin de los tiempos." (Ds. 3050-3058; Dz. 1821-1825.) 

Así que no podemos hacer nada mas que clasificar tal doctrina como una herejía, que se opone a la verdad definida de la fe. Él gobierna la Iglesia con una "voz viviente" (León XIII, "Satis Cognitum"; Pío XI "Mortalium Animos"). Entonces, es absolutamente falso y herético declarar que el papa sólo es conveniente y útil, pero no absolutamente necesario en la Iglesia que Cristo "deseó" e "instituyó". Un cuerpo no puede vivir sin la cabeza. ¿De donde viene el adjetivo "Católico", usado por Britons? En el Concilio de Efeso, San León I enseño: "Pedro, aún hoy y por siempre, vive y ejerce juicio en sus Sucesores." (Dz. 112) 

El Concilio de Trento enseña la necesidad de la jerarquía de las Sagradas Ordenes y también de "la misión canónica" que viene de Pedro. (Ds. 1767-1777; Dz. 960-967). {¿Cómo van a predicar a menos que sean enviados?} Pío VI enseña que la negación del poder que viene de Pedro es una herejía (Ds. 2063; Dz. 1503). León XIII afirma que la Iglesia debe durar "sine ulla intermissione in perpetuitate temporum" [sin interrupción hasta el fin del tiempo] "si la Iglesia no iba a durar, no habría sido fundada en la perpetuidad, y esto está en contra de la verdad,"-"la Iglesia fundada sobre Pedro nunca fallará." "Ergo Ecclesiam suam Deus idcirco commendavit Petro, ut perpetuo incolumen tutor invictis conservaret." (Satis Cognitum.- León XIII). Y Pío XI dijo: "No puede ser que la Iglesia no exista igual ahora y en todos los tiempos tan completamente como la Iglesia que existió en los tiempos de los Apóstoles." (Mortalium Animos).

6.1 Propósito de la Elección 

El deber de la Moralidad Católica al terminar la vacancia es obedecer la norma divina, unirse bajo un gobierno aquellos que ya tienen la misma fe, aquellos que ya pertenecen al "coetus fidelium". {Aquí es necesaria una distinción sobre membresía en vez de "coetus fidelium".} La presente objeción afirma que el desempeño de tal tarea "excerba las divisiones" (ya existentes) y que como consequencia no alcanzaría la meta deseada. Bueno, aquellos que ya están divididos sin esperanza antes de cualquier elección, ya sea sobre las doctrinas tradicionales o la misma vacancia (Cánones 188, 188 #4, 22612, 2264...),  aun después de repetidas advertencias, son Herejes o Cismáticos, y así deberían ser considerados legalmente (Cánon 2315). La objeción trata de mantener una "Iglesia ecuménica", dividida parcialmente en la fe, con derechos iguales y libertad para opiniones contrarias. Se opone a hechos concretos a lo que debería ser por Derecho Divino. No obstante, la Iglesia no consulta a los Protestantes para elegir un papa. Pío XI niega que la Iglesia "esté dividida en áreas diferentes" porque algunos se han ido de ella (Mortalium Animos). Así que tal objeción está basada en el Ecumenismo del Vaticano II y la Herejía de Libertad de Religión. Hace una alianza de la "libre interpretación" de la revelación profética con una idea falsa acerca de la Iglesia. Niega la doctrina de Moralidad Católica.

6.3 Acción Individual y Social 

No es una acción "individual" y "oficiosa", la desempeñada por la gente en acuerdo con los deberes doctrinales y las leyes de la Iglesia. Ontológicamente todas las acciones humanas son acciones "individuales" e iniciativas personales, aun aquellos de los papas, cardenales y obispos. Sin embargo, moral y jurídicamente sus acciones son gobernadas por normas de las Leyes públicas de la Iglesia, que les confieren derechos y deberes o "autoridad" supletoria "para actuar;" "Las acciones de los fieles están unidas espiritualmente en la unidad del gobierno. El Cánon 20 obliga a toda la gente Católica a actuar en una manera determinada: "norma sumenda est." [la norma debiera tomarse]. Entonces, tales actos están en acuerdo con las Leyes Públicas de la Iglesia. No se nombran a sí mismos, aquellos que actúan de acuerdo con esas leyes, sino aquellos que actúan por su interpretación personal de la Revelación, convirtiendo el deber de "actuar" en el deber de "no actuar". El deber de "santificación personal" no puede ser desempeñado cuando excluímos nuestros deberes sociales. Cuando existen los electores designados, depende de ellos desempeñar ese deber; cuando no existen, este deber es de "toda la Iglesia."

6.5 Lo que es realmente necesario

"Lo que es realmente necesario; es lo que debe ser hecho;" lo que está incluído en el deber de nuestra santificación es el "desempeño de todos los deberes" y no sólo de aquellos libremente escogidos por "nuestro propio juicio" (Tito. 3,10), o seleccionados por la opinión de otra gente. Britons sigue la herejía que predicó Wicleff: "Post Urbanum VI non est aliquis recipiendus in papam sect vivendum est more graecorum, sub legibus propoiis." (Ds. 1159; Dz. 589) [Después de Urbano VI, nadie debería ser aceptado como papa, mas todos deberían vivir a modo de los Griegos, y bajo sus propias leyes.] Britons sólo cambia el nombre del último papa, mas su artículo mantuvo esa norma herética en su totalidad, a pesar de haber sido condenada por el Concilio de Constanza.

7. El Deber de Abstención de Acciones [por Britons]

Britons dice: "Dios no nos prohibe hacer lo que está a nuestro alcance; mas uno debería creer que, en la crisis presente, el deber es la abstención de acciones prácticas, debemos orar exclusivamente, hasta que Dios intervenga.- Fue la prudencia de Noé en construir el Arca bajo las órdenes de Dios. Cristo desaprobó la acción de Pedro en el Jardín de los Olivos.- "Uno debe rechazar sin vacilar el terminar la crisis por iniciativa práctica; la crisis no se puede resolver a un nivel natural, porque es demasiado grande. Fue producida por Dios para un fin específico y no va a terminar hasta que éste fin sea alcanzado. No debemos frustrar el plan divino por medios naturales, por un cónclave. Una ya tuvo lugar y fue un fracaso {Paralelos con Pisa, Constanza...} Ser ortodoxo sin papas, pastores, sacramentos, Misa, etc...la única solución es oración. Creemos que la crisis sólo va a ser terminada por Enoc y Elías, quienes extinguirán la vacancia, con la intervención de Dios y la muerte del Anticristo. Hasta entonces; "sólo oración en vez de acción;" la única solución es oración. No es Quietismo, la abstención del deber de actuar, y no está en contra de San Ignacio. La crísis no puede ser resuelta por recursos naturales, por intervención práctica, porque trasciende el orden natural, es extraordinaria. Es una falta de fe afirmar que será terminada de cualquier otra manera. Cayetano confirma: "Donde no hay un recurso natural, en el caso de un mal papa, sólo la oración es el remedio específico y correcto; panacea eficaz cuando los medios humanos son inexistentes. Bueno, esto es el caso presente. Entonces, como ahora, sólo la oración es el medio. Somos pocos, sin autoridad y llenos de errores."

7.1 Libre Interpretación

Si Noé construyó el Arca por revelación directa de Dios, hoy la revelación de Dios nos ordena a actuar de acuerdo a la doctrina y leyes de la Iglesia, y no esperar a una "nueva revelación acerca de la elección papal, acerca de los Sacramentos y Jurisdicción de los Obispos. Es una Herejía Moderna decir que "la revelación, objeto de fe, no fue completada con los Apóstoles," (Ds. 3421;Dz. 2021) sino que es "la interpretación de acciones religiosas hechas por mente humana." (Ds. 3422; Dz. 2022). Esto ES Exactamente lo que hace Britons. Nadie cuestiona la excelencia y la eficacia de la oración, o el deber de orar, sino la existencia de otros deberes. San Pío V no excusó la Batalla de Lepanto en contra de los Musulmanes, confiando sólo en la oración. Y la crísis fue entonces grande y extraordinaria. Durante la herejía Arriana, fueron elegidos papas; y en el tiempo del Gran Cisma de Occidente, nadie pensó poner un fin a la crísis sólo por oración, y sin una elección. Ellos niegan la existencia de medios específicos, la posibilidad de elegir, adoptando la doctrina herética de que el papa NO es necesario - a la fe. 

7.2 Plan Divino

Afirmar que actuar es "frustrar el plan divino" es una doctrina falsa. Dios no quiere pecados, apostasías y herejías {o vacancias extensas en las altas oficinas de Su Iglesia.} El permite que ocurran, pero no tiene un "plan" para evitar que pasen. Moralmente Él no quiere que ocurran, mientras físicamente Él permite que se produzcan los pecados. Dios no es el Autor de crímenes, aun cuando Él los profetiza a causa de Su conocimiento y sabiduría divina. Así que la voluntad divina es que los fieles Católicos actúen de acuerdo a los deberes y leyes divinas, y no en contra de ellas. La exégesis de la manera de actuar de Dios, y de Su voluntad, la da la Iglesia Infalible en Sus leyes y no la libre interpretación de los "planes" de Dios.

7.3 Quietismo Social

Britons repite "ipsis litteris" la doctrina Quietista de Molinos, aun limitándola a los deberes sociales presentes. Molinos escribió: "Velle operari active est Deum offendere, qui vult esse ipsis solus agens." (Ds. 2202; Dz. 1222) {Querer actuar activamente es ofender a Dios, Quien quiere ser El Mismo el único agente.} El Papa Inocencio XI condenó esta herejía. No obstante, Britons repite las mismas palabras concernientes al nivel social. Ellos repiten las frases de Quesnel: "In vanum, Domine, praecipis si tu non das quod praecepis", y "gratia non est aliud quam voluntas dei jubentis et facientis quod jubet." (Ds. 2403-2411; Dz. 1353-1361) {Señor, Tú ordenas en vano, si Tú no das aquello que Tú ordenas; La gracia no es mas que la voluntad del Dios omnipotente Que manda y hace lo que El manda.] Clemente XI también condenó esta falsa doctrina. El Concilio de Trento condenó la doctrina de Lutero: "Fe y confianza en Dios es suficiente, sin las obras." (Ds. 1562; Dz. 822) "nihil omnio agere et passive se harbere." (Ds. 1554; Dz. 814) [Absolutamente nada se hace y se comporta de una manera meramente pasiva;] salvación "sine conditione observantiae mandatorum" (ds. 1570; Dz. 830) [sin la condición de observar los mandamientos.] Por lo tanto, esa doctrina de la exclusividad de la oración y la confianza en Dios se opone al desempeño de los deberes sociales, no parece una doctrina Católica, mas similar a la "fe" de Lutero.

7.6 Católicos Sin Autoridad

Vitoria escribió: "Notem est in jure quod non oportet ut electores habeant autoritatum ad quom eligunt" (De Potest. Ecclesiae Rec. 2) [Es obvio en la Ley que no es necesario para los electores poseer autoridad para el cual están eligiendo.] Aquellos que eligen a un gobernante civil no tienen su autoridad. Aquellos que eligen a un Abad no tienen la autoridad de él. Ni los Cardenales poseen la autoridad papal (Vacante Sede Apost. Cánon 1.) Pedro no dejó una ley sobre como aplicar el poder papal a una persona cuando los electores designados no existen; la Iglesia posee la autoridad supletoria de los obispos ortodoxos, quienes la obtuvieron del Santo Padre. Pero aun si faltasen esos obispos, a causa de la misma ley de substitución, esa autoridad pasaría necesariamente a Toda la Iglesia, no para delegar poder a un papa como Cabeza ministerial de la Iglesia (Ds. 2602-2603; Dz. 1502-1503), sino sólo para escoger al hombre que, "jure divino", ejercerá el poder que viene de Dios. En "vacante legis", la única manera disponible sería la elección por parte de la Iglesia." (Vitoria). Si nadie más tuviera la "atuoridad" para escoger la persona que ocuparía la posición de la cual viene la autoridad para todos, la Sede, de la cual proceden los derechos (...) para todos" (Ds. 3057;Dz. 1824) por misión canónica (Cánon 109), entonces la Iglesia habría muerto verdaderamente. Pero esto es imposible, así que las consecuencias lógicas es que existen "electores Católicos" con la "autoridad" necesaria y suficiente para llevar a cabo una elección válida en cualquier crísis, aun en la presente. De hecho han habido "elecciones" equivocadas y mal preparadas sin regulaciones previas por parte de aquellos que profesan la misma fe (y sólo de ellos), eso no significa que las elecciones no pueden y no deben celebrarse con una preparación adecuada, solamente excluyendo antes a aquellos que se han exluídos a si mismos de la congregación de los fieles. Si hubieron algunos que erraron, no todos erran siempre y universalmente.

Conclusión: El Deber de la Unidad

Nosotros no podemos prever y profetizar eventos en el futuro, ni hemos recibido revelación especial, ni somos los Illuminati ni los gnósticos. No sabemos tampoco cuando vendrán Enoc o Elías, ni como actuarán, o si Dios convertirá a aquellos que simplemente vagan, esparcidos entre los millones de "Católicos" de la Nueva Iglesia, o aun si a través de ellos, algún día habrá la elección de un papa ortodoxo. Estas son sólo posibilidades que sólo Dios conoce. Nosotros sólo podemos asirnos a la doctrina de la segura y perenne Roca de Pedro, basada en los dogmas de la perpetuidad de la Iglesia, de la jerarquía, del papa, de los Pastores y Doctores, del poder de las Sagradas Ordenes y jurisdicción y el Derecho de la Iglesia. No inventamos nuevas doctrinas para justificar la "unidad" con un "papa" hereje, ni reconocemos su permanencia como "válida" ya sea "oficialmente" o "materialmente," para justificar la sparación de la obediencia de un papa que es considerado "válido"; no inventamos doctrinas sobre la situación de necesidad, ilegalidad de los sacramentos, vacancia perenne, imposibilidad de una elección papal, o exégesis escatológica. En un punto esas profecías son muy claras; habrán muchos "falsos profetas" al fin de los Tiempos, anunciarán que Cristo está aquí o allí. Cristo nos advirtió para que no creyésemos en ellos, y preservaremos en las mismas doctrinas que siempre han sido enseñadas. Entre estas doctrinas está la de "sucesores perpetuos" de Pedro y la existencia de "pastores" hasta el fin de los tiempos. Es una herejía declarar  una "oscuridad general" de la doctrina (Ds 2610; Dz. 1501) en la Iglesia donde "lux lucet in tenebris" (Lo.1, 15). 

Mas, "al quitar esta Cabeza visible, y romper los vínculos sensibles de la unidad, oscurecen y deforman el Cuerpo místico del Redentor, de tal manera, que los que andan en busca del puerto de salvación no pueden verlo ni encontrarlo."(Pío XII, Myst. Cor.Christi). Las Cosas de la Iglesia "son vistas por aquél que cree" y son visibles "para aquéllos que se adhieren a la fe correcta y no para las otras" (Santo Tomás. S.T.2-2, 1-4, y ad 3). Pasando de las doctrinas de la Iglesia a la acción práctica, ya que aquéllos que profesan nuestra fe y pertenecen al mismo "coetus fidelium" están dispersos a través del mundo, mientras la falta de jurisdicción ordinaria no sea eliminada a causa de esa dispersión, eso es meramente físico y no doctrinal, sería útil reunir a esa gente en una sociedad que pudiera servir para el mejor entendimiento de la fe y de las personas que la profesan, y eso podría ayudar a preparar la base necesaria para terminar la vacancia. La unidad de gobierno requiere una previa unidad en la fe y en la mutua caridad, una Marca distintiva de la Iglesia verdadera.

Laus et Gloria Deo Nostro
Dr. Homero Johas 
 
To Top of Page 
Top of Page
To Pope's HomepagePope's Homepage
Email Address Email
to Papal Secretary
To True Catholic Homepage