To True Catholic Homepage 
 
Back to Pope's Homepage

La Elección Papal 
Justificación 
Un Simple Acercamiento para los Laicos 
por el P. Lucian Pulvermacher, OFM Cap.
Mayo 20, 1998
Document penned prior to election of Pius XIII.  Original kept because of its invaluable content.

A causa de muchas peticiones hechas por los fieles ordinarios, yo, el Padre Lucian Pulvermacher, O.F.M. CAP, anotaré en el más simple formato lo que se contenían en los cuatro documentos sobre la elección papal que se insertaron en las publicaciones CARITAS y en el sitio de internet de True Catholic. Fueron los estudios más valiosos de Ken Mock, sobre la elección papal, y estamos muy agradecidos por su maravillosa inversión en el proceso educativo de la elección. Dios le recompense. 

En los temas este estudio por la elección papal, me acuerdo del moderno sistema escolar, donde la educación sexual comienza en el jardín de niños y se inculca hasta el final de la Escuela Secundaria. En realidad, el niño es instruído correctamente por un padre en unas cuantas sesiones. Viendo a Dios en el proceso, el niño le está agradecido por haberlo traído al mundo. Mi información sobre este tema, es similar a la corta instrucción que da un padre en lo tocante a la educación sexual. Deja los artículos pesados a aquellos que deben defender nuestra causa en contra de los fieros adversarios de nuestro trabajo de elegir a un Papa. 

Mientras crecía, aprendí que los poderes del sacerdote y del obispo provenían de Cristo en la Ultima Cena. Alrededor del mundo, un sacerdote es un sacerdote, y un obispo es un obispo. Sin embargo, cuando un Papa moría, siempre esperábamos a los cardenales para ELEGIR al Papa. Allí lo tienen - una elección válida sola hace un Papa. Una elección inválida no hace nada. 

Vivimos en una situación en donde no hay un verdadero cardenal en la tierra. El Papa Pío XII (murió el 9 de Octubre de 1958) fue el último Papa verdadero, y todos los cardenales que él creó, están ya muertos.¿Significa eso que la Iglesia está acabada, que nunca puede ya elegir al Papa? De ninguna manera! Antes de continuar con el tema de nuestra elección, debo primero establecer el hecho de que no tenemos un Papa verdadero en la tierra, y hemos estado sin uno desde la muerte del Papa Pío XII. 

Hoy NO Tenemos Papa 

Algunos de ustedes querrá que esto se explique. Aquí está la situación en pocas palabras. Derecho Canónico 188: 
    “Todos los oficios estarán vacantes ipso facto por medio de la resignación tácita en los siguientes casos: #4 si un clérigo ha defecado de la Fe Católica;” 
Los otros números tienen diferentes tópicos. 

Un estudio profundo de ése Cánon nos dice que la deserción de la fe debe incluir el abrazo de otra religión o la fundación de otra misma. Ahora estamos listos para cruzar el puente. En el fraudulento Concilio Vaticano II, Juan XXIII y las grandes pelucas [realmente criminales] fundaron una nueva religión, la Iglesia del Novus Ordo. Sólo en caso (pero no es cierto) de que Juan XXIII haya sido un verdadero Papa, ese hecho hizo que perdiera su función como Papa. De ahí, que sus nuevos cardenales sean también fraudes. 

Tengo pruebas de que Juan XXIII, antes de que fuera electo "Papa", se unió a los Masones Rosacruces en 1935. Eso le hizo que fuera imposible que se convirtiera en Papa siquiera por un minuto. Alguien que abandona la fe y se vuelve adorador de Satanás, con los Masones, jamás podrá convertirse en Papa, aun si todos los verdaderos electores le dieran todos sus votos. Es un decreto de la Iglesia, y sigue el sentido común. 

Nuestro tercer paso es éste. Podemos probar que Juan XXIII, Paulo VI, Juan Pablo I y Juan Pablo II, propagaron herejía a fin de que la creyesen todos los fieles del mundo. El dogma de fe de la infalibilidad nos dice que Dios no puede dejar que Su verdadero Vicario jamás enseñe herejía para que todos la crean. Por lo tanto, la conclusión debe ser que, en cualquier momento que un hombre, haciéndose pasar por Papa, propague una doctrina que es herética y diga que es para que todos la crean, sabemos que en la frustrada elección nunca se convirtió en Papa. 

El incrédulo "Tomás" dirá, "Padre Lucian, sólo diga una tal herejía. Juan Pablo II es un hombre maravilloso, y yo le quiero." Mantén tu polvo en seco; éste "fabricante de polvo" (ésto es lo que mi nombre significa en alemán) está revelando lo que disparó hacia el mundo hace veinte años. 

Juan Pablo II "propone que todos crean" lo que está en los 16 documentos del fraudulento Concilio Vaticano II, y ello incluye la creencia de que una religión es tan buena como cualquier otra. Yo cito la enseñanza Católica que dice que la libertad de religión es una enseñanza absolutamente errónea. De hecho, el Papa Pío IX, citando a Gregorio XVI, dice que la enseñanza de la libertad religiosa es una locura. 

Ahora cito del fraudulento Vaticano II: 

    “La Iglesia ... sigue el camino de Cristo y de los Apóstoles ... (y está) de acuerdo con la revelación divina.”
Finalmente vamos a las últimas palabras del documento del Vaticano II. Paulo VI y los Padres Conciliares tratan de hacer un decreto dogmático, una vez más siguiendo a Cristo (según dicen), con las siguientes palabras: "aprobamos, decretamos y establecemos (estas cosas) en el Espíritu Santo, y mandamos que lo así decidido conciliarmente {esto es, el decreto sobre la libertad de religión}sea promulgado para la gloria de Dios." 

Cito esta condenada herejía del Vaticano II: 

“Este derecho de la persona humana a la libertad religiosa debe ser reconocido en el ordenamiento jurídico, por el cual es gobernada la sociedad, de forma que se convierta en un derecho civil.” 

Yo exclamo, "Non Habemus Papam!" Juan Pablo II no es el Papa, de modo que los verdaderos Católicos están obligados a elegir al verdadero Papa. 

Padre Lucian, ¿cómo es que tienen los verdaderos Católicos el poder para decir a Dios a quién ha El de dar la potestad del papado, la primacía de jurisdicción e infalibilidad? Pues, porque la Iglesia Católica es una sociedad perfecta, en el sentido de que siempre tiene los medios para conseguir su fin - la salvación de almas. Por lo tanto, siempre tiene el poder de elegir a su cabeza, el Papa. Ese poder nunca abandona a la Iglesia, de manera que Dios no vendrá y hará otro "Pedro" al igual que no vendrá y hará otro "Adán." 

La Estructura Eclesiástica - Clero y No Clero 

Mira a la Iglesia como una especie de casa de dos pisos. En el primer nivel están los miembros no eclesiásticos (sin jurisdicción, obviamente). En el segundo nivel están los clérigos con jurisdicción, en la línea de comando que va desde el Papa hasta su último hombre, que es ordenado en el primer grado de la tonsura. 

Hoy el segundo piso de la Iglesia está vacío, y permanecerá así hasta que los fieles hagan un Papa por medio de una elección válida. 

Permítanme utilizar un ejemplo de jurisdicción en el orden civil, algo fácil de entender. Considera una situación donde el alcalde y todos los gobernantes han estado muertos por cuarenta años. Hoy ése es el caso de la Iglesia. Bueno, lo primero que la gente tiene que hacer, es ELEGIR a un alcalde a quien Dios le de autoridad gobernante. Una vez estando en su lugar, puede él rodearse de oficiales. Puede delegar policías, quienes tendrán autoridad real para mantener el orden en la ciudad. Imaginémonos que hubiera un buen hombre que se sacrifica día y noche para mantener el orden, aun así seguirá sin tener el poder de un policía hasta que sea delegado por el nuevo alcalde. Todos éstos años, desde la muerte del Papa Pío XII, yo me he sacrificado para mantener el orden en la Iglesia, pero no tengo el poder para gobernar a nadie. De alguna manera tengo que ser empujado a través de un agujero en el techo, hasta el segundo piso de la Iglesia, donde sí hay jurisdicción. Sólo los fieles que están en el primer piso pueden, con sus votos, mandar a un hombre hasta el segundo piso, donde podrá gobernar y jalar consigo a otros hombres de voluntad hasta la línea de comando que él haga. 

La línea de comando jurisdiccional se compone del Papa con los obispos y sacerdotes de su delegación. Ningún obispo en la tierra puede llegar por sí mismo al segundo piso. Hoy, todos los obispos de la tierra, no pueden elegir al Papa, pues ellos no son más electores que los Católicos ordinarios en el primer piso de la Iglesia. 

Continuemos. ¿Ha ocurrido alguna vez, que no hubieran cardenales en la Iglesia? ¿Hubo alguna vez un tiempo en que los Católicos ordinarios, obispos, sacerdotes y laicos hayan electo al Papa? Sí que lo hubo. 

Para esta explicación, me voy al libro titulado, Historia de la Iglesia (Church History), por el P. John Laux, M.A. Una Historia Completa De La Iglesia Hasta Nuestros Días (A Complete History Of The Church To The Present Day). Puedes comprar este libro de TAN Books and Publishers, INC., Rockford Illinois 61105. 

El Encabezado del Capítulo 3 se lee: 

EL GRAN CISMA DE OCCIDENTE (1378 - 1417) 

En la página 407, vemos las líneas de tres Papas, y había una disputa general en cuanto a qué línea tenía el papado. Daré las líneas; Romanos Pontífices: Urbano VI, Bonifacio IX, Inocencio VII, Gregorio XII. Antipapas de Avignon: Clemente VIII, Benedicto XIII. Línea del Concilio de Pisa: Alejandro V y Juan XIII. 

Utiliza un poco de matemáticas. Resta 1378 de 1417 y obtendrás 39 años. Eso es el tiempo que duró la Iglesia sin saber quién era el verdadero Papa. Ahora resta 1958 (cuando murió Pío XII) de 1998 y saldrás con 40 años desde que tuvimos un verdadero Papa. Hemos roto el récord y también hemos probado nuestra idea. Superamos al Gran Cisma. ¿Crees que debemos esperar más por la elección papal? En el Concilio de Constanza, los electores (obispos, sacerdotes y laicos) eligieron a Otto Colonna, un Romano, quien tomó el nombre de Martín V. Ello finalizó el cisma y hemos tenido Papas en la Iglesia desde él hasta Pío XII. Ahora estamos otra vez atascados en el fango de la miseria, y es tiempo una vez más que los fieles cumplan con su obligación en la elección del Papa. 

Algunas personas me reprenden porque no tenemos una lista de obispos y sacerdotes que podrían estar como candidatos para ser el Papa. No soy responsable de que yo sea el único clérigo, que se conozca, que pertenezca a la comunidad Católica. Sólo recientemente perdimos al penúltimo sacerdote que "parecía estar"  junto con nosotros en la Iglesia Católica, así que me deja a mí solo. 

Debemos tener a un obispo para que podamos tener a un Papa. Después que un sacerdote o laico es electo Papa, ciertamente hará que lo hagan obispo, "EL OBISPO DE ROMA." 

¿Qué si no hay un obispo que voluntariamente se presente para consagrar al nuevo Papa? Esa es una pregunta muy interesante. Sin embargo, no hay tal problema. 

De la mala experiencia sé que muchos de nuestros fieles no creerán ni una sola palabra de lo que digo, a menos que cite a algún autor, y aun así de todas maneras agitan sus cabezas. Cito de otro buen libro de teología titulado: Lo Fundamental de los Dogmas Católicos (The Fundamentals of Catholic Dogma), por Ludwig Ott. Este libro también está disponible en TAN Books and Publishers, Inc. 
 
En las páginas 458-459 sobre el tratamiento de las Sagradas Ordenes, el Padre Ott se encarga de los ministros ordinarios y Extraordinarios de las mismas. En la página 459 leemos: 

    “El Papa Bonifacio IX, de acuerdo con las enseñanzas de numerosos canonistas medievales (por ejemplo, Huguccio † 1210), confirió al Abad del Monasterio Agustino de Santa Osytha en Essex (Diócesis de Londres), por medio de la Bula "Sacrae religionis" del 1ero de febrero de 1400, el privilegio de administrar a aquellos sujetos a él, ambos las Ordenes Menores y aquellos del Subdiaconado, Diaconado y sacerdocio. El privilegio le fue retirado el 6 de febrero de 1403, a insistencia del Obispo de Londres. Mas, las Ordenes conferidas por causa del privilegio no fueron declaradas inválidas.” 
A fin de ayudar tu fe y tus pensamientos, tomaré otra cita de la página 459. 
    “A menos que uno desee asumir que los Papas en cuestión fueran víctimas de opiniones teológicas erróneas de sus tiempos (esto no toca la infalibilidad Papal, porque no se dio una decisión ex cathedra), debe darse por entendido que un un simple sacerdote es un dispensario extraordinario de las Ordenes del Diaconado y el Presbiteriado {sacerdocio}, al igual que es dispensario extraordinario de la Confirmación. En éste último punto de vista, el poder requisito de la cansagración se contiene en el poder sacerdotal de la consagración como un 'potestas ligata' {poder latente en su alma}. Para el válido ejercicio de ello, es necesario, por ordenación Divina o Eclesiástica, un ejercicio especial del Papa. Simplemente declarado, "Que eso es el resto de la historia.” 

“Potestas Ligata” 

Las palabras arriba citadas, tienen un significado profundo, y yo encontré casi imposible entender el significado hasta el punto en donde tenía que expresarlo en lenguaje profano. La palabra Latina "potestas" significa "potestad" en español, y "ligata" viene del verbo raíz "ligo." El diccionario Latino de Cassel, utiliza 7 líneas para darles a todos el significado de ligo. En términos sencillos, significa "ligar" de alguna manera, y aun también "congelados juntamente." Una cuerda puede ligar dos cosas. Un cable eléctrico puede unir una batería al motor de un carro. Este último significado es el que debo desarrollar. 

Cuando salieron lo primeros carros de diesel, tenían 2 poderosas baterías de 12 voltios detrás de las luces delanteras. Ambas eran absolutamente necesarias para darle vuelta al motor, y, si no estaban en buenas condiciones, no podías encender el carro. Ahora estamos listos para explicar como es que un sacerdote con el poder agregado del Papa, puede ordenar un sacerdote y consagrar un obispo. 

Cuando un hombre es ordenado sacerdote, se le crean dos baterías de 12 voltios (por así decir), pero no hay cables que vayan de una de ellas hasta el motor. Nunca puede encender el auto, porque carece de la conexión a la segunda batería. Tiene las baterías, pero le falta el enganche. Estamos ya listos para aplicar el "potestas ligata." El poder para encender el carro están ahí, pero carce de la conexión. Del mismo modo, el poder para ordenar un sacerdote, y consagrar un obispo, está en el sacerdote, pero no hay manera que lo pueda usar. No obstante, si el Papa, en la plenitud de su potestad, provee de los cables al motor, entonces el sacerdote puede ordenar sacerdotes y consagrar obispos. Una vez que el Papa retira los cables, es sacerdote no podrá ya más ordenar ni consagrar -  a menos que el Papa devuelva la asistencia. 

Cuando un sacerdote es hecho obispo, recibe cables permanentes en ambas baterías, de modo que siempre puede ordenar y consagrar válidamente a obispos, aun si el Papa se lo prohíbe. Ahora ves por qué no niego lo que el Concilio de Trento definió: "El obispo es mayor que el sacerdote." El tiene cables permanentes en ambas baterías, y el sacerdote tiene cables permanentes que van al motor pero que vienen de una sola batería. 

Dada la situación de que sólo hay un sacerdote después de la elección papal, existen dos posibilidades. Si ese sacerdote se convierte en Papa, inmediatamente puede ordenar a un sacerdote. El papado le da los cables temporales para que pueda ordenar sacerdotes y consagrar obispos. Si un laico se convierte en el Papa, puede dar al sacerdote los cables temporales, y entonces puede hacer obispo al Papa. En cualquier caso, "EUREKA," la iglesia se establece perfectamente, en las Ordenes y la jurisdicción. Sería una vergüenza si el recién elegido Papa fuera tomado como rehén por un obispo verdadero que pidiera las Sagradas Ordenes de ese obispo. Permítanme explicar la santidad de la situación. ¿Qué es lo que leemos en la Misa de Pascua? 

I Corintios 5, 7-8 

    “Hermanos: echad, pues, fuera esa vieja levadura, para que seáis una nueva masa, como sois sin levadura ... Así que hagamos fiesta, no en la vieja levadura, ni en la levadura de malicia y de maldad, sino en los ázimos de sinceridad y verdad.” 
En el momento del Concilio Vaticano II habían tantos criminales en los rangos de los cardenales y obispos, que Dios simplemente dejó que ese desastre se pudriera a través de cuarenta años. Recuerda que los Israelitas que abandonaron Egipto, a causa de su idolatría, les fue negado el privilegio de entrar en la tierra prometida. Sus huesos están en las arenas del desierto, y los huesos de todos los viejos cardenales y obispos (de manera general) también están en las arenas de los pasados cuarenta años. Podamos ahora ser, con una elección honesta, lo que San Pablo llamó "ázimos de sinceridad y verdad." Con la ayuda de Dios pretendemos así cumplirlo.

Quiero dirigirme de manera personal, a todos los Católicos que son llamados a unirse en esta elección del Papa. Por cuarenta años la Iglesia Católica ha estado sin Papa. El orden jurídico - la línea de comando- ha cesado de existir, y la única manera de regresarlo es a través de la ELECCION del Papa. Nuestro Señor no volverá a la tierra para hacer un nuevo Pedro. Igualmente, no volverá para hacer un nuevo Adán. A través del curso de los siglos, sin importar que tan malas se ponían las cosas, los fieles Católicos siempre hicieron su deber de elegir al Papa, y estoy seguro que lo mismo sucederá otra vez hoy. Si esto no se hace, Dios adelantará la fecha planeada para el fin del mundo.

Para que la elección sea válida, debe hacerse de tal manera que los electores legítimos puedan actuar libremente. El Gran Cisma comenzó a causa de una presión excesiva sobre los electores por parte de los Italianos. No podrá haber ningún programa en donde uno o el otro sea forzado fuera del proceso, y no habrá un programa en donde haya confabulación (estar en contra de alguien) en la elección. Cada votante debe orar y votar por la persona que él cree mejor para ser el sucesor del Papa Pío XII. Cualquier otro motivo sería una desgracia ante el Omnisciente Dios.

Los detalles del proceso electoral serían presentados al tiempo que se desarrollan. El correo electrónico del Internet tendrá lugar de primera importancia, y la máquina de fax es el proceso para informar a todos los que no tengan una computadora.

Mi Ofrenda Diaria

Dios Padre, te agradezco por haberme creado. Dios Hijo, te agradezo por haberme redimido. Dios Espíritu Santo, te agradezco por haberme santificado; infunde en mis pensamientos, palabras y acciones Tu gracia, de modo que puedan ser sobrenaturalmente placenteros a Tí y sobrenaturalmente recompensativos para mí, por siempre.

O Sagrada Trinidad, asísteme abundantemente para convertirme en aquello para lo cual Tú intencionaste cuando me creaste, pues en esa perfección te daré la gloria que deseas de mí, y en esa perfección encontraré mi más grande gozo en el cielo. Amén.

P. Lucian Pulvermacher, OF.M. Cap.
Mayo 20, 1998
 
To Top of Page 
Top of Page
To Pope's HomepagePope's Homepage
Email Address Email
to Papal Secretary
To True Catholic Homepage