San Damiano Cross 
 
 

In English

Hoja Informativa Caritas 

Agosto 19, 1989
por el Padre Lucian Pulvermacher, OFM Cap.

Documento
pre Pio XIII
 

Concilio Vaticano II - Acepta Libertad de Religión -
Enseña Herejía
 

Esta carta de un verdadero Sacerdote Católico, provee  pruebas de que el Novus Ordo no es la verdadera Iglesia Católica. Muestra los errores promulgados por el Concilio Vaticano II, comparando esas enseñanzas con las de la Iglesia Católica previas al Vaticano II. El Sacerdote también nos habla acerca de su verdadera fe Católica, y nos enseña lo que debemos creer y hacer para ser salvos. 


Serán escandalizados en mí 

Recientemente mi conciencia comenzó a decirme que mi vida podría ser un escándalo para algunos de ustedes. Nuestro Señor Jesucristo dijo a sus Apóstoles que serían escandalizados en Él. Más tarde viéndolo colgar de la cruz, sentíanse tentados en no creer en Él.  Nuestro Señor tenía que morir en la cruz (cumpliendo con la voluntad de Su Padre Celestial) para redimir a la humanidad. Por lo tanto, no había opción por Su parte. Tenía que dar ese escándalo. No había culpa por Su parte. Eso es, sin embargo, completamente diferente cuando alguien hace maldades. Ese escándalo tiene que ser evitado. Hay tiempos cuando alguien no está haciendo nada malo, y aún así da escándalo. Por ejemplo, cuando una pareja mayor tiene un matrimonio adúltero, y viven juntos como hermano y hermana. Una vez que se sabe del matrimonio adúltero, el hecho se tiene que dar a  conocer de que han estado viviendo juntos como hermano y hermana. Después el escándalo es eliminado. 


Roma -Sede del Anti-Cristo 

Estoy preocupado por gente que no sabe que lo que estoy haciendo es bueno, y parece como si estuviera haciendo algo malo. Parece como si yo fuera un renegado, un hombre que ha abandonado su fe. Nada pudiera estar más lejos de la verdad. Yo guardo mi fe, y la vivo al máximo de mis habilidades. No vendrá como una sorpresa a la mayoría de ustedes que la Iglesia del  Vaticano II, y aquéllos que pertencen a ella, tienen que abandonar esa fe.  Pérmitanme ir detrás de una revelación privada que tiene la aprobación de los Papas Pio IX y León XIII. En LaSalette, Francia, el 19 de Sept. de 1846, entre otras cosas, Nuestra Señora reveló ( revelación privada ) a saber, que Roma perdería la fe y se convertiría en la Sede del anti-Cristo. Debo regresar a los Papas Pio IX y León XIII. Si lo que fue revelado en LaSalette estuviera en contra de la revelación pública, esos dos Papas no hubieran dado su aprobación. Yo sostengo que estamos viviendo el tiempo cuando Roma ha perdido la fe y se ha convertido en la Sede del anti-Cristo. Por favor sopórtenme con paciencia, mientras pruebo mi caso. 


Lo que dicen los Documentos del Vaticano II 

Al citar al Concilio Vaticano II ( un Concilio ladrón ), estoy usando el libro directamente de ese Concilio, "Los Documentos del Vaticano II" por Walter Abbot, Guild Press, Nueva York, con el Imprimatur de Lawrence Cardinal Shehan, Arzobispo de Baltimore, fechado 14 de Feb. de 1966. Para aquéllos que todavía mantienen esa fe, mis citas de los documentos mostrados arriba los escandalizarán sin fin. Además, deberá vindicar mi posición. 

 En la página 692 No. 12, leemos: 

"La Iglesia, por consiguiente, fiel a la verdad evangélica, sigue el camino de Cristo y de los Apóstoles cuando reconoce y promueve el principio de libertad religiosa como conforme a la dignidad humana y de acuerdo con la revelación divina." 
En la página 679, No. 2, leemos: 
"Este Concilio declara, además, que el derecho a la libertad religiosa está realmente fundado en la dignidad misma de la persona humana, tal como se la conoce a través la palabra revelada de Dios y por la misma razón natural. Este derecho de la persona humana a la libertad religiosa debe ser reconocido en el ordenamiento jurídico, por el cual es gobernada la sociedad, de forma que se convierta en un derecho civil. ...... Por consiguiente, el derecho a la libertad religiosa no se funda en la disposición subjetiva de la persona, sino en su misma naturaleza. Por lo cual, el derecho a esta inmunidad permanece también en aquellos que no cumplen la obligación de buscar la verdad y de adherirse a ella; y su ejercicio no puede ser impedido con tal que se guarde el justo orden público." 
Finalmente, Paulo VI y los engañados engañados Padres del Concilio concluyeron este horrendo documento sobre libertad de religión con la siguiente confirmación. Casi puedo creer mis ojos. He aquí: 
"Todas y cada una de las cosas contenidas en esta Declaración han obtenido el beneplácito de los Padres del sacrosanto Concilio (Vaticano II). Y Nos, (refiriéndose al "Nosotros" papal) en virtud de la potestad apostólica recibida de Cristo, juntamente con los Venerables Padres, las aprobamos, decretamos y establecemos en el Espíritu Santo, y mandamos que lo así decidido conciliarmente sea promulgado para la gloria de Dios.  Roma, en San Pedro, 7 de diciembre de 1965. Yo, Pablo, Obispo de la Iglesia católica." 


Enseñanzas Católicas Tradicionales 

Las enseñanzas del Vaticano II mencionadas arriba han sido condenadas por la Iglesia una y otra vez. En verdad, estas enseñanzas son equivalentes a decir que una religión es igual de buena que cualquier otra. Eso también admite que, ninguna religión es perfectamente correcta. Citaré las verdaderas enseñanzas del libro "Fuente de Dogmas Católicos", Denzinger, B. Herder Book Co., con el Imprimatur del Obispo Patrick A. O'Boyle, Abril 25, 1955.  Este libro tiene las palabras de la Enciclica del Papa Pio IX: Quanta Cura, Dic. 8, 1864. Citamos del párrafo 1689: 
"Y, contra la doctrina de la Sagrada Escritura, de la Iglesia y de los Santos Padres, no dudan en afirmar que "la mejor forma de sociedad es aquella en la que no se reconozca al gobierno la obligación de castigar, mediante determinadas penas, a los violadores de la religión católica, sino en cuanto la paz pública lo exija". Y con esta idea de la gobernación social, absolutamente falsa, no dudan en consagrar aquella opinión errónea, en extremo perniciosa a la Iglesia católica y a la salud de las almas, llamada por Gregorio XVI, Nuestro Predecesor, locura, esto es, que "la libertad de conciencias y de cultos es un derecho propio de cada hombre, que todo Estado bien constituido debe proclamar y garantizar como ley fundamental, y que los ciudadanos tienen derecho a la plena libertad de manifestar sus ideas con la máxima publicidad -ya de palabra, ya por escrito, ya en otro modo cualquiera-, sin que autoridad civil ni eclesiástica alguna puedan reprimirla en ninguna forma". Al sostener esta afirmación tan temeraria no piensan ni consideran que con ello predican la libertad de perdición, y que, si se da plena libertad para la disputa de los hombres, nunca faltará quien se atreva a resistir a la Verdad, confiado en la locuacidad de la sabiduría humana pero Nuestro Señor Jesucristo mismo enseña cómo la fe y la prudencia cristiana han de evitar esta vanidad tan dañosa." 
Una y otra vez se nos ha dicho que le Vaticano II no era un concilio dogmático. Un repaso de algunas citas mencionadas arriba, me convence de que sí era un concilio dogmático. Haré destacar las palabras del Vaticano II. En el número 12 (arriba): 
"La Iglesia...sigue el camino de Cristo y de los Apóstoles.. (y está)... en de acuerdo con la revelación divina.
Después seguimos a las palabras finales del documento del Vaticano II. Paulo VI y losPadres del Concilio tratan de hacer un decreto dogmático con las palabras, una vez más siguiendo a Cristo (según dicen): 
"...aprobamos, decretamos y establecemos (estas cosas) en el Espíritu Santo, y mandamos que lo así decidido conciliarmente sea promulgado para la gloria de Dios."
Sólo fíjandonos en las palabras, vemos que el Vaticano II intentó  hacer un dogma de la fe, contrario a todo decreto previo. Qué audacia! 


Las Enseñanzas  SON  Diferentes 

Es contrario a la razón afirmar que las anteriores enseñanzas dogmáticas de la Iglesia sobre libertad de religión y aquéllas del Concilio Vaticano II son las mismas. Una enseñanza tiene que estar mal, y ésa es la enseñanza del Concilio. Mi fe y mi razón me dicen (y debería decirte a tí también) que debería permanecer con  la constante tradición de la Iglesia. El último Católico en la tierra creerá lo mismo que los primeros, o no es Católico. 


Estamos Sujetos al Papa Pío XII 

Algunas personas me dicen que no estoy en la Iglesia porque no estoy sujeto al papa (hereje). En verdad, yo no estoy en ninguna manera sujeto a los llamados sucesores de la Silla de Pedro, desde la muerte del Papa Pio XII el 9 de Octubre de 1958. Sigo viviendo en el reinado de Pio XII: digo la Misa, administro los Sacramentos, observo el calendario y cosas por el estilo como era cuando Pio XII murió. 

A estas alturas podría ir a través de todos los argumentos que han hecho de Juan XXIII, Paulo VI, y Juan Pablo I  anti-Papas. Sin embargo, la cuestión puesta ante nosotros es Juan Pablo II. "Padre Lucian, Ud. debe estar sujeto a Juan Pablo II  para estar en la Iglesia." Gran error! Juan Pablo II no es el Papa. Al enseñar todo lo del Concilio Vaticano II  se hace hereje. Mi fe se irá en el instante que admita que el Vaticano II enseñó la verdad, es decir, que todas las religiones son lo mismo. Cuando el Vaticano II declaró que todas las religiones tienen dercho civil a existir, eso hace que todas ellas sean lo mismo. Una herejía muy obvia. 


Un Hereje No Puede Ser Papa 

Las Sagradas Escrituras me dicen lo que tengo que hacer con un hereje. San Pablo dice a Tito(3,10-11): "Al hombre que es hereje...deséchalo." Aun si él mismo fuere un Apóstol o un ángel del cielo, "que sea anatema." El hereje ante nosotros es Juan Pablo II, y debo llamarlo anatema. 

Para ustedes que no ha estudiado Teología, el argumento de arriba debería ser suficiente para romper con Juan Pablo II, pues él no es el Papa de la Iglesia Católica. Él es papa de la secta del Vaticano II. Sus seguidores están automáticamente en esa secta, y en terreno religioso no puedo tomar parte contigo o tu superior "eclesiástico." 


Sacerdotes y Derecho Canónica 

Como este artículo será también leído por sacerdotes, tengo que tocar un punto de Derecho Canónico.Y por supuesto, la única ley que reconozco es el Código de Derecho Canónico de 1918. El nuevo código es un producto de su secta el Vaticano II. Ese código también es herético, pues hace a los obispos del Vaticano II igual a su papa. Tengo un estudio completo de este sórdido problema. 

Haremos un pequeño estudio del Canon 188#4. Se lee (en Latín): 

"Ob tacitam renuntiationem ab ipso admissam quaelibet officia vacant ipso facto et sine ulla declaratione, si clericus: #4 A fide catholica publice defecerit." 
La traducción al español es: 
"A través de resignación tácita, aceptada por la ley misma, todo oficio se vuelve vacante ipso facto y sin ninguna declaración si un clérigo: #4 Ha abandonado públicamente la Fe Católica." 
De todos los argumentos mencionados arriba, debería quedar claro a todos ustedes que Juan Pablo II (ciertamente un clérigo) ha abandonado la Fe Católica. La conclusión (y única conclusión, una vez más) es de que él no es el Papa de la iglesia Católica. Con Juan Pablo II fuera de oficio, todos sus obispos, sacerdotes y laicos están en herejía y cisma. En ninguna manera puedo tomar parte alguna con la iglesia del Vaticano II. El golpe del Cánon 188#4 es de que toma lugar sin ninguna declaración. Este es un Cánon calificador, no penal. No se necesita ningún concilio o juez. Todo lo que uno necesita es una mente clara y fe Católica para ver acerca de  lo que estoy escribiendo. 


Los Signos de un Verdadero Católico 

La pregunta sale a la superficie: Como puedes estar en la Iglesia Católica sin estar sujeto al Papa? Como dije anteriormente, estoy sujeto al Papa Pio XII. Los signos de un Católico son tres. Uno debe estar bautizado con el bautismo de agua. Debe creer todo lo que Dios enseña a través de Su Iglesia, y finalmente debe estar sujeto al Papa. Si como carne cualquier viernes del año, cometo pecado, porque esa es la regla del continuo reinado del Papa Pio XII. Una vez que tengamos a un verdadero Papa, sucesor de San Pedro y Vicario de Cristo viviendo en la tierra, deberé estar sujeto a sus leyes. 

Yo vivo sin un superior, y no soy superior de nadie. Mientras no haya un Papa viviente, no veo como podamos tener jurisdicción en la  forma externa. De mis estudios, demasiado largas para esta carta, concluyo que tengo una jurisdicción en la forma interna. Es por eso que puedo escuchar la confesión. 

Siento la seguridad de que todos ustedes saben el dogma que declara una gran verdad de nuestra fe: "Fuera de la Iglesia no hay salvación." Sabiendo que la iglesia del Vaticano II no es la Iglesia Católica, no puedo entrar en ella sin salirme de la Iglesia, fuera de la cual No hay Salvación.  


Puede la Iglesia Católica Cambiar? 

Algunas gentes me acusan de ser incapaz de aceptar cambios. Esto es verdadero y falso a la vez. En cuestiones de fe nunca aceptaré un cambio. Obviamente, si lo hiciera me convertiría en hereje. Cuando hay cambios en la Iglesia que no envuelven doctrinas de fe, puedo y debo aceptarlos. Si el verdadero Papa hace más o menos días de ayuno, los debo de aceptar. Un Papa tiene la obligación y el derecho, de dirigir a todos los creyentes a su eterno destino, es decir, el cielo. 


Conclusión 

No tengo duda de que algunos de ustedes tienen preguntas que no he contestado. Ningún artículo de este tamaño podría contestar todas sus preguntas. Estoy listo a contestar toda pregunta honesta. Los fariseos hicieron preguntas para torturar a Cristo; no así los Apóstoles. Nuestras relaciones sociales permanecen igual como en el pasado. Ahora ustedes saben mi fe, y el problema que ella, de la necesidad, debe crear. A través de la intercesión de la Santa Vírgen María y todos los Santos, oro ante Dios que todos vosotros seamos uno en la Verdadera Fe en la tierra, para que así seamos uno en la gloria de los cielos para siempre. Amén. 
 

Return to True Catholic     truecarpentry library1   

             
 
 
 
©truecatholic.us